El colectivo Rosas Verdes está compuesto por afiliados, simpatizantes y colaboradores del PSOE. Desde nuestra condición de socialistas, reivindicamos una política diferente sobre la cuestión del cannabis, no represiva, y que contemple la regulación de su uso y consumo. Una visión socialista sobre lo que no es un problema sanitario, ni de orden público, sino político. Quiere ser este un espacio de información, que incite a la reflexión y al debate no solo dentro de la sociedad sino también, y sobre todo, dentro del Partido Socialista.

Subscribe to Rosas Verdes

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.


  • Miguel: Pablo estamos con las victimas, pero no con Esperanza, Pilar...
  • Maripuchi: Impactante foto, Pablo....
  • luis miguel perez: Vaya con los sociolistos encima de fumetas intransigentes! Q...
  • Rosas Verdes: Ales, el que ha escrito esto te reitera que le parece una bu...
  • ddaa: No se trata de abrir una discusión entre la política del PSO...
  • Ales: A ver chicos no me seáis talibanes mediáticos que esto parec...
  • ddaa: Un punto por el reconocimiento de su consumo, pero cero pata...

Gracias a DDAA, por los links

La ministra falta a la verdad

trini

Y, a mi juicio, se permite una reinterpretación muy osada de la situación del cannabis medicinal en España.

Según declaró Trinidad Jiménez:

“En Estados Unidos había una situación de persecución del uso del cannabis para fines terapéuticos, algo que no ocurre en nuestro país”

“En el ámbito de los cuidados paliativos o de las terapias alternativas, existe esa posibilidad. No para cualquier paciente, sino en aquellos donde pueda ser beneficioso, pacientes normalmente oncológicos y en una fase terminal. Digamos que tenemos una cultura diferente, que nos permite una aproximación diferente”

Efectivamente, ministra, al compuesto ‘Sativex’ (que no a la planta) no tiene acceso cualquier enfermo, sino aquellos que los médicos determinen. Generalmente, casos terminales en los que todos los medicamentos paliativos han fracasado, pero nunca como primera opción (como en EEUU). Y, desde luego, nunca por decisión del paciente (como en EEUU). Y, de momento, solo se está suministrando (insisto, el ‘Sativex’) en Cataluña, Madrid, Andalucía y el País Vasco, en absoluto en toda España (o en 14 estados, como en EEUU). Para ello, además, el enfermo ha de solicitar a la administración un permiso de uso compasivo. ¿Sabe cuántos enfermos están en ese estatus en España en este momento? Solo 154. ¿Sabe cuántos enfermos están utilizando la planta de manera ilegal? Miles (de momento, 800.000 personas se han descargado el Manual del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona).

Así que no, ministra, en nuestro país el uso de marihuana medicinal (recuerde: de la planta, como en EEUU) es tan ilegal como su uso lúdico; vaya, que se persigue exactamente igual al fumeta que la consume con los colegas en el parque, como al enfermo que la consume antes de su quimio. E-xac-ta-men-te igual. Nada de ‘cultura diferente’: aquí y allí hay la misma cultura represiva.

Que me diga que hay médicos que la recomiendan de tapadillo, asociaciones que la suministran de tapadillo, y pacientes que han de consumirla de tapadillo, y me lo plantee como una situación ideal tiene, como mínimo, mucha guasa.

… Pensándolo bien, no tiene guasa ninguna.

Presidente: da la orden a los fiscales

zp ordena

Obama lo ha hecho.

En su día inició el proceso, y ha tardado menos de dos semanas en culminarlo: el uso medicinal de la marihuana ya no es delito federal. El Gobierno estadounidense da así la vuelta a la política del anterior gobierno Bush, y no perseguirá el consumo de marihuana para uso médico en los estados en los que está permitido (Alaska, California, Colorado, Hawai, Maine, Maryland, Michigan, Montana, Nevada, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington). Obama anunció en su programa que respetaría las leyes estatales en este sentido, y lo ha cumplido.

Según un memorándum que ha enviado el fiscal general, Eric Holder, no se podrá detener ni multar a los usuarios de marihuana que tengan permisos estatales para su tenencia y consumo; se acabarán las redadas en los clubes y la presión a los dispensarios y médicos. Holder dice que el Departamento de Justicia está comprometido con el “uso eficiente y racional” de este recurso y que procesar a los pacientes y a los distribuidores que “cumplen de forma clara e inequívoca” las leyes estatales no se correspondería con esa postura.

El documento ha sido enviado a los fiscales de los 14 estados, así como a altos funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

Aquí en España, la preocupación del Estado por el uso medicinal apenas se refleja en una recomendación de su estudio por parte del Ministerio de Sanidad, y una más que tibia aplicación por parte de solo tres autonomías: las más recientes -y aún por arrancar- propuestas de Euskadi y Andalucía, y la eterna -siete años lleva sin salir de seis farmacias hospitalarias- experiencia de Cataluña. Y, en todos los casos, solo se contempla el uso del compuesto comercial ‘Sativex’; no de la planta, como sí ocurre en EEUU.

¿Y los enfermos aquí, qué pueden hacer? Pues acudir al traficante de turno, o a asociaciones para conseguir su medicina; asociaciones que luego son procesadas y juzgadas por ayudarles. En EEUU existen, solo en California, más de 200 dispensarios de marihuana medicinal abiertos al público, donde los pacientes pueden abastecerse. Aquí la cesión está equiparada al tráfico: el que da yerba a  un enfermo, es un traficante.

Presidente Zapatero, te lo ruego: haz que no se persiga a las asociaciones de consumidores, haz que exista una regulación clara y valiente del uso compasivo de la planta, que ni un solo enfermo más tenga que acudir al mercado negro para mitigar su sufrimiento …

Y ordénaselo a los fiscales.

Juzgan a un amigo

Manifestación SECA 5 mayo 2007

El jueves 26 de noviembre, a las 10’30 h., se iniciará la vista oral contra Alfonso de la Figuera, presidente de la Sociedad de Estudios del Cáñamo de Aragón (S.E.C.A.), acusado de tráfico de sustancias que no causan grave daño a la salud. La petición fiscal es de 3 años y medio de cárcel y 17.000 euros de multa para el acusado, más el cierre del local de la S.E.C.A. durante tres años y una multa subsidiaria para la asociación de 9.000 euros y el pago de las costas judiciales. La defensa pide la nulidad de las actuaciones y la libre absolución del acusado.

La acusación se basa en la afirmación de que el local de la S.E.C.A. es un local abierto al público y que cualquier ciudadano puede entrar a abastecerse de cannabis. La defensa afirma que el local de la asociación es de acceso restringido y sólo se distribuye cannabis en dosis limitadas entre socios, con especial atención a los enfermos para cuyas dolencias puede resultar útil el uso de cannabis, según los estudios difundidos por la Asociación Internacional del Cannabis como Medicamento (IACM) y los libros acerca de medicina del cannabis publicados hasta la fecha en nuestro país (como Cannabis y cannabinoides. Farmacología, toxicología y potencial terapéutico, de los Dres. Franjo Grottenheimen, Ethan Russo y Ricardo Navarrete Varo, Manual médico de la marihuana, de Ed Rosenthal y los doctores Dale Gieringer y Todd Mikuriya, o Marihuana: conocimiento científico actual, de Leslie Iversen, profesor de farmacología de la Universidad de Harvard y director de un estudio sobre el cannabis para la Cámara de los Lores británica ).

Es la primera ocasión en que se presenta ante los tribunales una causa de este tipo, juzgando una actividad realizada basándose en el estudio realizado por el Instituto de Criminología Andaluz, con sede en la Facultad de Derecho de Málaga, a instancias de la Junta de Andalucía presidida entonces por Manuel Chaves. En dicho estudio se analizaba la posibilidad legal de distribución de cannabis en el estado español, conforme a la legislación y la jurisprudencia sobre consumo compartido del Tribunal Supremo. Los profesores Juan Muñoz y Susana Soto (q.e.p.d.), dirigidos por el catedrático de Derecho Penal José Luis Díez-Ripollés, llegaron a la conclusión de que la distribución entre pacientes necesitados a través de la red asistencial pública sólo era una cuestión de decisión política, y que la distribución por parte de un encargado en un local privado de una asociación de consumidores, en dosis de consumo inmediato, no sería constitutiva de delito.

Otras asociaciones cannabicas han llevado a cabo cultivos para la distribución entre sus socios, por lo que han sido encausadas y absueltas, llegándose incluso a la devolución de la sustancia incautada (como Pannagh y Ganjazz, en el País Vasco, MACA, en Barcelona, ARSEC-SE, en Sevilla…). Pero es la primera vez que se incauta un material adquirido en el mercado negro. La cuestión es que, según la legislación vigente, la compra no es un delito, aunque sí la venta en general. Pero en este caso, según afirma la defensa, no se da la tipicidad necesaria para ser delito, por tratarse de un consumo compartido entre personas allegadas (socios) y ya previamente consumidoras, además de que errores de instrucción deberían motivar el archivo directo del caso.

El local de la SECA fue alquilado en julio de 2005, después de que una iniciativa de Chunta Aragonesista para la distribución de marihuana en los centros sanitarios públicos aragoneses a enfermos para los que su uso pudiera resultar útil, basada en una propuesta de la asociación en cuestión, fuera derrotada en las Cortes Aragonesas con la oposición de todos los otros grupos, incluido Izquierda Unida, para esperar al resultado del programa piloto que ya existía en Cataluña y que debía concluir en el plazo de 6 meses y que, según afirmaron los representantes socialistas, posteriormente extendería el uso del cannabis al resto de la red sanitaria nacional. Han pasado más de tres años de ello, y los enfermos necesitados de cannabis del resto del Estado siguen viéndose obligados a recurrir a las asociaciones cannábicas para poder aliviar sus dolencias.

Alfonso de la Figuera
Presidente de la SECA
http://yocannabis.org/
http://secaragon.blogspot.com/
htttp://www.cannabiscafe.net/foros/forumdisplay.php?f=86

¡Mucha suerte, Alfonso!

Otra excusa que se diluye

kilguoski

Una de las razones que los gobiernos prohibicionistas y sus palmeros suelen esgrimir para no mover un dedo en política sobre drogas, y con la que tienden a zanjar debates, es el manido argumento de que ‘EEUU no nos dejaría hacerlo’.

Pues bien, sin descartar del todo el debate sobre legalización (“no es por ahora un interés de discusión”, declaró) el nuevo zar anti-droga de EEUU, Gil Kerlikoswke, ha sido palmario respecto a la actitud de EEUU frente a las políticas despenalizadoras que están adoptando países como Argentina, México o Portugal:

“Sí, tenemos un interés en abordar el problema de una forma más equilibrada, más balanceada. Aquellos países que han aprobado diferentes leyes sobre las drogas, tienen el derecho como nación o como país para hacerlo (…)”

Luego tenemos derecho.

Ahora solo falta tener ganas.

Seguimos apretando

bugas gc

La época, como decíamos, es la propicia: con las cosechas a punto, y las plantas en su cenit, es cuando son más fácilmente localizables. Y nuestros aguerridos sabuesos son muy listos, ojo, que pueden localizar cultivos de apenas:

Seis plantas

Cinco plantas

Cuatro plantas

– … O solo una

Esto debe de ser lo que llaman guerra contra el tráfico de marihuana a gran escala.

La báscula mágica

Parece que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado han sido dotados con las nuevas ‘Básculas ACME’, que presentan como característica principal el innovador ‘modo libre albedrío’, donde es la propia báscula la que echa a suertes el peso de la sustancia, según le vaya.

De esta forma, las plantas pueden oscilar entre el kilo por planta; siete kilos por planta los días en los que la balanza esté con ganas de juerga; para llegar, en el cenit del cahondeo, hasta los DIEZ KILOS por planta (!) incautada.

Para lo que valga, en mis casi veinte años cultivando jamás he conseguido sacar más de 500 gramos por planta.

El modelo portugués

He reservado para la reentrada post-vacacional un tema que creía de dominio público, y que precisamente este verano he podido comprobar de primera mano que -sorprendentemente- no lo es.

En el año 2001, Portugal despenalizó la tenencia y el consumo de TODO tipo de drogas, dentro de sus fronteras. Un hecho que la colocaba por debajo de Holanda en cuanto a acceso controlado a las sustancias, pero muy por encima en el modelo legal, dado que en los Países Bajos solo se puede consumir dentro de los coffee-shops. Portugal se revelaba así como el país europeo con la legislación más liberal en materia de drogas.

Lo importante, más allá de la medida en sí, es que fue tomada precisamente para testar el modelo despenalizador como solución al problema del narcotráfico y al incipiente auge del consumo de heroína (algo que está ocurriendo también en nuestro país), descriminalizando -con toda lógica- al usuario, y dedicando los recursos a la prevención, el tratamiento de las adicciones y, desde luego, la lucha contra el tráfico ilegal.

Estos son algunos de los impresionantes resultados de esta nueva política, después de ocho años. Recomiendo la lectura del fantástico informe publicado en Abril del CATO Institute, think tank liberal, del que derivan todos los datos:

– El consumo de drogas en general ha descendido del 14,1 % al 10,6% y del 27,6% a 21,6% en las franjas de edad de los 13-15 y 16-18 años.

– Ostenta la tasa más baja en prevalencia del consumo de marihuana (es decir, usuarios que fuman durante toda su vida): un 10% (en EEUU, por ejemplo, es del 36,7%)

– Se ha retrasado la edad de inicio en el consumo en todas las drogas.

– El porcentaje de consumidores de heroína se ha desplomado del 2,5% al 1,8%

– Han caído un 17% los contagios de VIH por vía intravenosa.

– Pese a haber menos usuarios y caer el consumo de opiáceos, las demandas de tratamiento por metadona han subido de 6.000 a 14.000.

– Ha descendido el número de condenas por tráfico, en un 30%

Y, atención, que no se paran ahí, y ya debaten sobre la legalización del cultivo.

Los que venimos demandando políticas similares para conseguir precisamente los objetivos fijados por los prohibicionistas (menor consumo problemático, retraso en la edad de inicio, menos problemas sanitarios …) tenemos en el modelo portugués un ejemplo incontestable de la idoneidad de nuestra propuesta: legalización, libertad e información. Porque funciona.

A ver si en Moncloa se escucha este fado.

Sivergüenzas

He reescrito esta entrada media docena de veces, pero no consigo evitar los epítetos. Así que les dejo la noticia tal cual, y les invito a realizar comentarios a la misma; no se corten, estos servidores de moral torcida no lo merecen.

Como decía aquel: ‘Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros’ …

Detenidos cuatro guardias civiles que compraban droga a un compañero

J.F.. MESTRE. PALMA. El Grupo de Asuntos Internos de la Guardia Civil detuvo el pasado lunes a cuatro agentes destinados en el aeropuerto de Palma. Su detención está relacionada con la operación realizada la pasada semana en la que se arrestó a dos agentes de Son Sant Joan que presuntamente se dedicaban a la venta de drogas y que estarían utilizando a unos individuos de origen africano para que les proporcionaran la droga.

Los cuatro agentes no están acusados de tráfico de drogas, ya que serían solo consumidores. Existen evidencias de que los funcionarios detenidos estarían comprando droga a sus dos compañeros, por lo que en cierta forma estarían permitiendo que estos dos funcionarios, que también estaban destinados en el aeropuerto de Palma, estuvieran traficando.

El hecho de que un funcionario policial no persiga un delito cuando sabe a ciencia cierta que se está cometiendo está penado por la ley y supone la expulsión inmediata del cuerpo. Por ello, estos cuatro agentes detenidos el lunes no serán procesados por tráfico de drogas, ya que no hay indicios de que se estuvieran enriqueciendo con el tráfico de drogas, pero sí podrían perder su condición de funcionarios por no perseguir ni evitar que se produjera un delito tan grave en su puesto de trabajo. Los dos agentes de la Benemérita que presuntamente vendían droga están en estos momentos en prisión, donde se han adoptado medidas especiales de seguridad para evitar que tengan contacto con otros internos. Uno de ellos, que policialmente está considerado el líder del grupo, confesó que se estaba dedicando al tráfico de drogas.

Al parecer se aprovechaba de su destino profesional para permitir la entrada de traficantes que traían droga para él. Varios de los detenidos han reconocido que estaban vendiendo droga para el guardia civil del aeropuerto.

Agravios legales

Les cito lo que dice la ley que se aplica a casos como el que se juzga hoy en León:

Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a nueve años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud (…) se agrava la pena al tratarse de una cantidad de notoria importancia (…) Se impone la pena superior en grado -de nueve a quince años-, cuando las conductas tengan lugar en establecimientos penitenciarios o en sus proximidades.

Fíjense en las difusas referencias a la ‘cantidad’. El precepto legal es aplicable lo mismo si le pillan con una chinita en el bolsillo, o fabricando cocaína en el baño de su casa. Será el juez quien decida.

¿Y que hay del ‘principio de insignificancia’, cuando la cantidad incautada es ridícula? Pues que, pasmosamente, tampoco se nos aplica:

Conforme al principio de insignificancia la conducta es atípica cuando la cantidad de droga es tan insignificante que resulta incapaz de producir efecto nocivo alguno a la salud (sentencia de 11 de diciembre de 2000, 1889/2000). Este principio de insignificancia se ha aplicado de manera ocasional al trafico de drogas, aunque la ultima jurisprudencia dice que no es posible su aplicación porque al tratarse de un delito grave el peligro abstracto ya es suficiente para justificar su intervención (Recurso de Amparo 563/2007). Solo se aplica de manera excepcional y restrictiva cuando la “absoluta nimiedad” de la sustancia ya no constituya una droga tóxica o estupefaciente sino un producto inocuo

¿Peligro abstracto? … Tiene narices.

Y recuerden que hablamos de un delito SIN víctima. Ahora, comparemos con las penas para algunos delitos CON víctima:

Violación, pena de seis a doce años.

Abusos sexuales sobre menores, pena de uno a tres años.

Robo con violencia en las personas, pena de dos a cinco años.

Atentado contra miembros del Gobierno central o autonómico, pena de cuatro a seis años (con independencia de la pena que se imponga por homicidio o lesiones).

¿Sigo?

Los clubes de catadores, en la tele

Hace una semana, Tele5 emitió un reportaje sobre los clubes de consumidores.

A diferencia del tratamiento informativo que suelen dar a este tipo de cuestiones las cadenas generalistas, mucho más propensas al alarmismo y la chirigota, en esta ocasión no puedo por menos que felicitar a los responsables, por el respeto y la profesionalidad mostrados. No es este un reportaje más sobre jóvenes bailones en parkings de after-hours, o yonkarras arrepentidos hablando de las maldades intrínsecas de la droga, ni nos bombardea con la sarta de moralinas acientíficas al uso.

Acompañando a los activistas de M.A.C.A (Movimiento Asociativo Cannábico de Autoconsumo), el reportaje muestra el funcionamiento del club de catadores puesto en marcha por la asociación catalana (por cierto: un 10 para José Afuera, por la valentía de sus declaraciones)

Un adoquín más, en fin, en el camino hacia la normalización …

© 2008 Tema Yerba Garden 1.0 por El Insomne y Hashman