El colectivo Rosas Verdes está compuesto por afiliados, simpatizantes y colaboradores del PSOE. Desde nuestra condición de socialistas, reivindicamos una política diferente sobre la cuestión del cannabis, no represiva, y que contemple la regulación de su uso y consumo. Una visión socialista sobre lo que no es un problema sanitario, ni de orden público, sino político. Quiere ser este un espacio de información, que incite a la reflexión y al debate no solo dentro de la sociedad sino también, y sobre todo, dentro del Partido Socialista.

Subscribe to Rosas Verdes

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.


  • Miguel: Pablo estamos con las victimas, pero no con Esperanza, Pilar...
  • Maripuchi: Impactante foto, Pablo....
  • luis miguel perez: Vaya con los sociolistos encima de fumetas intransigentes! Q...
  • Rosas Verdes: Ales, el que ha escrito esto te reitera que le parece una bu...
  • ddaa: No se trata de abrir una discusión entre la política del PSO...
  • Ales: A ver chicos no me seáis talibanes mediáticos que esto parec...
  • ddaa: Un punto por el reconocimiento de su consumo, pero cero pata...

Gracias a DDAA, por los links

Otra excusa que se diluye

kilguoski

Una de las razones que los gobiernos prohibicionistas y sus palmeros suelen esgrimir para no mover un dedo en política sobre drogas, y con la que tienden a zanjar debates, es el manido argumento de que ‘EEUU no nos dejaría hacerlo’.

Pues bien, sin descartar del todo el debate sobre legalización (“no es por ahora un interés de discusión”, declaró) el nuevo zar anti-droga de EEUU, Gil Kerlikoswke, ha sido palmario respecto a la actitud de EEUU frente a las políticas despenalizadoras que están adoptando países como Argentina, México o Portugal:

“Sí, tenemos un interés en abordar el problema de una forma más equilibrada, más balanceada. Aquellos países que han aprobado diferentes leyes sobre las drogas, tienen el derecho como nación o como país para hacerlo (…)”

Luego tenemos derecho.

Ahora solo falta tener ganas.

Las cifras de la vergüenza

dea numerito

Del informe National Drug Threat Assessment 2009, del Departamento de Justicia de EEUU. Algunos datos a vuelapluma, que deberían hacer meditar a la primera potencia del mundo -también en consumo de drogas- sobre la eficacia de su -a todas luces ineficaz- ‘Guerra contra las drogas’:

– 35 millones de personas consumieron drogas en EEUU durante el año 2007.

– En 2009, se destinaron 14.000 millones de dólares para luchar contra el narcotráfico.

– En septiembre de 2008, 100.000 personas (el 52% de la población carcelaria) se encontraban en alguna prisión federal por delitos relacionados con la tenencia o el tráfico de drogas.

– En 2007, se produjeron 1,8 millones de arrestos.

– Los cárteles de México y Colombia se embolsan entre 18.000 y 39.000 millones de dólares al año con la venta de las sustancias.

El alcohol NO es una droga

No al menos en Galicia, donde el sector del vino ha conseguido (tras siete años de negociación) que los caldos gallegos sean excluídos de la lista de sustancias afectadas por la Ley de Drogas que prepara la nueva Xunta.

Galicia es, junto a Asturias, la única comunidad que permite a los mayores de 16 años ingerir licores de menos de 18 grados, las llamadas bebidas fermentadas, vino y cerveza. Lo ampara la misma norma que ahora se prevé modificar y que aprobó el Ejecutivo de Fraga en 1996, cuando el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, era secretario general de Sanidade.

Hace unos días, conocíamos el dato de que el 24 por ciento de los adolescentes españoles de entre 14 y 18 años se ha emborrachado todos los fines de semana.

El vino contiene etanol, el tóxico -tras la nicotina- que más enfermedades y muertes causa en el mundo.

Notable el poder de este sector, que ya doblegara en tiempos a la entonces ministra de Sanidad, Elena Salgado. Y viene a demostrar que el estatus legal de las drogas, muy por encima de los criterios sanitarios, responde a los meramente económicos.

Las paradojas de la represión

gc2.jpgEn nuestra entrada anterior reflejamos el cabreo que nos producían los datos de detenciones y multas de los últimos años, pero aún no conocíamos los más recientes, esos que confirman que la represión es un valor en alza. El PNSD acaba de publicar su memoria del año 2005, y en su capítulo 5 -el dedicado a lo que eufemísticamente denominan ‘Control de la Oferta’ … oferta tan controlada, que crece sin cesar cada año- ofrece algunos datos que mueven a la reflexión:

– Durante el 2005 se produjeron 16.299 detenciones por tráfico de estupefacientes, un 14,24 más que el año anterior. De ellas, el 65,67 % lo son por tráfico de derivados cannabicos.
Leer el resto de la entrada »

¡Es la muerte!

Durante un diálogo memorable de la ‘Opera Prima’ de Trueba, Antonio Resines le recomienda a Oscar Ladoire que, para evitar la eyaculación prematura, piense en la muerte ‘justo antes de echar el kiki’. En la hilarante escena del coito fallido con Paula Molina, Ladoire se aparta de su compañera, aterrorizado, exclamando: ‘¡Es la muerte! … ¡Es la muerte!’ …

En la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid debieron pensar como el obtuso personaje de Resines, y han optado por invocar sutilmente a La Parca en su última campaña (algo que no ha hecho, por ejemplo, nunca la FAD). Este es el cartel:

droga-entierro.jpg

Tratando de transmitir el mensaje de que las drogas matan. Pero ¿sabemos cuantas personas mueren en España por causa de las drogas?
Leer el resto de la entrada »

bacanal.jpgDe todas las razones que la prohibición del consumo de cannabis utiliza, sin duda la que más se invoca, la que mas adeptos tiene, el argumento para las multas y la base de todas las campañas, es la salud pública.

Pero ¿cuál es el origen del término? ¿por qué es potestad de los gobiernos su salvaguarda? ¿cómo trasciende de lo médico a lo penal?.

A pesar de que el término como tal tiene menos de un siglo de historia, ya en Egipto practicaban la higiene personal y canalizaban las aguas fecales. Nos cuenta Juan Carlos Usó que, en principio, la salud pública (salus pública) se vincula históricamente a la represión de las bacanales por el Senado de Roma iniciada en el año 186 a JC, cuando los cónsules Espurio Postumio y Quinto Marcio denunciaron la celebración de las orgías nocturnas en honor de Dionisio, pidiendo su represión.

Curiosamente, no era la salud física de los romanos que celebraban bacanales lo que le preocupaba a los senadores, sino la salud moral, acusándoles de pervertir a los asistentes y corromper sus virtudes. Mas la única manera que tenía el estado de intervenir sin violar las libertades de los ciudadanos fue reinterpretando arbitrariamente la ley, considerando las bacanales como actos de subversión política, y conspiradores a sus celebrantes. Tras siete años de proceso, en el que se degollaron y crucificaron más de 8.000 personas, las bacanales continuaron, y no dejeron de celebrarse sino hasta que se dejaron de considerar crímenes.
Leer el resto de la entrada »

© 2008 Tema Yerba Garden 1.0 por El Insomne y Hashman