El colectivo Rosas Verdes está compuesto por afiliados, simpatizantes y colaboradores del PSOE. Desde nuestra condición de socialistas, reivindicamos una política diferente sobre la cuestión del cannabis, no represiva, y que contemple la regulación de su uso y consumo. Una visión socialista sobre lo que no es un problema sanitario, ni de orden público, sino político. Quiere ser este un espacio de información, que incite a la reflexión y al debate no solo dentro de la sociedad sino también, y sobre todo, dentro del Partido Socialista.

Subscribe to Rosas Verdes

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.


  • Miguel: Pablo estamos con las victimas, pero no con Esperanza, Pilar...
  • Maripuchi: Impactante foto, Pablo....
  • luis miguel perez: Vaya con los sociolistos encima de fumetas intransigentes! Q...
  • Rosas Verdes: Ales, el que ha escrito esto te reitera que le parece una bu...
  • ddaa: No se trata de abrir una discusión entre la política del PSO...
  • Ales: A ver chicos no me seáis talibanes mediáticos que esto parec...
  • ddaa: Un punto por el reconocimiento de su consumo, pero cero pata...

Gracias a DDAA, por los links

La FAD continúa rolando

fad rola

Leve pero inexorablemente, el buque insignia prohibicionista, la FAD, sigue cambiando su discurso e, impulsada por los vientos de cambio de ultramar, se escora hacia las tesis despenalizadoras.

En un nuevo alarde de lucidez, uno de sus contramaestres, el director técnico Eusebio Megías, ha llegado a declarar cosas tales como:

– “Las drogas no van a desaparecer totalmente, son un fenómeno cultural con el que la sociedad ha de aprender a vivir, y cualquier intento de erradicación será un fracaso.”

– “(…) porque nadie llama alcohólico al que se toma un vino comiendo.”

– “No defendemos la legalización, pero sí que se analice qué está fallando y si la sanción es adecuada.”

El amigo DDAA me pedirá prudencia y comedimiento, pero reconozcamos que algo empieza a oler a sativa en las sentinas de la flota prohibidora.

De perros y collares

doberman

Si hay algo que me produce hartazgo, es la manía de parangonar a PP y PSOE en esto de la política de drogas. Aquello tan manido de ‘los mismos perros, con distintos collares’.

No seré yo quien niegue la mayor: el Gobierno es el único con capacidad para impulsar cambios legislativos y, hasta la fecha, no ha habido otro cambio que el aumento exponencial de las sanciones, las detenciones y los juicios. Y, hoy, el gobierno es socialista.

Pero suponer que el partido en la oposición no va a apretarnos aún más las clavijas cuando llegue al poder, es de una candidez sonrojante.

Cuando a los socialistas se nos echa en cara la promulgación de la Ley de Seguridad Ciudadana 1/92 (‘Ley Corcuera’), se tiende a olvidar que fueron estos mismos socialistas los que aplicaron años antes políticas no represivas; y que alcaldes socialistas como Tierno Galván, abogaban por la liberalización del consumo. Pero, sobre todo, se tienden a olvidar los intentos ulteriores del PP para, por ejemplo, convertir nuestro hábito en delito, crear la figura penal de ‘apología del consumo’, cerrar grow-shops y revistas del ramo, e ilegalizar asociaciones antiprohibicionistas … No invento nada: todo esto, punto por punto, está reflejado en el llamado ‘Informe Acebes’, que el ex-ministro de Interior de Aznar preparaba como doctrina. Y que no se aplicó, única y exclusivamente, porque perdieron las elecciones.

En este momento hay tres autonomías que realizan avances en la regulación del uso terapéutico del cannabis: Cataluña, Euskadi y Andalucía. Las tres, gobernadas por socialistas. Ni un solo gobierno autonómico del PP se ha movido un ápice en este sentido, por más que desde el Ministerio de Sanidad se recomendara estudiar la cuestión.

Muéstrenme un miembro del PP -uno solo- que abogue por la legalización o, siquiera, por políticas menos represivas, y hablaremos.

Hasta entonces, ojo con acariciar a este perro, que está entrenado para morder y su collar es una carlanca de puro fierro.

fakehuana

Sería para reír, si no tuviera el origen que tiene la noticia:

Va a resultar que ahora hay variedades mucho más potentes de marihuana, fácilmente identificables por su aspecto. Y desconocidas hasta el momento, tal y como revela la Guardia Civil a un periodista gaditano. Una marihuana mutante, vaya, de propiedades fantásticas y cuyo precio en la calle por lo visto se dispara. Y detallan sus supuestas características morfológicas, con foto incluida.

Pues va a ser que no, merluzos: lo que hay en la foto del artículo (que adjunto) es, simplemente, una variedad índica (con más densidad de floración) y otra sativa (más espigada y de menor producción). Dos fenotipos básicos diferentes, que en absoluto condicionan su potencia. Y de desconocidas nada, que esta diferenciación tiene ya unos cientos de años.

Por cierto, también se refieren a la plantación como de ‘millares de ejemplares’. Algo francamente difícil cuando el récord de plantas incautadas en España está en 600-700.

Para ser periodista, no basta con el carnet. Y para ser experto en drogas, no basta con incautarlas.

A la carcel por 5 euros

Leo la noticia una y otra vez, y no doy crédito.

La Fiscalía pide para un joven asturiano una pena de CUATRO AÑOS Y MEDIO de cárcel, al serle intervenido en una zona de copas de Gijón la ridícula cantidad de medio gramo de speed (con una pureza del 4,7%; es decir: mierda) … ¡Cuatro años y medio en prisión por una cantidad de droga con un valor de CINCO EUROS en el mercado negro!

O el fiscal estaba bajo los efectos de algún potente estupefaciente, o es un redomado hijo de mala madre. Escojan, otra alternativa no hay.

Mentir es gratis

Algo que debía tener presente Manuel Ajoy, psiquiatra de la Unidad Mental Infanto-Juvenil de Fuerteventura, de reciente creación, cuando soltó esta incomprensible barbaridad alarmista, más falsa que un euro de cartón:

(…) el 95 por ciento de los trastornos psicóticos de los jóvenes majoreros tienen que ver con el consumo de cannabis (…)

¡Toma ya! Este avezado profesional ha descubierto él solito el origen de la práctica totalidad de los casos de trastorno mental que se dan en las islas. Y eso, con solo un año de trabajo (la unidad se abrió en el 2008). Que le den el Nobel, pero ya.

Lo peor es que habrá quien haga suyos estos argumentos. Para los que por contra quieran informarse (entre los que incluyo al psiquiatra mentiroso) con veracidad, les aconsejo que se hagan con el manual que los profesionales -los de verdad- de atención primaria llaman ‘EL MANUAL’, o tengan a bien leer con atención estos enlaces:

Cannabinoides y esquizofrenia: ¿dónde está el vínculo?
Cannabis y esquizofrenia: las cosas claras
El cannabis en la psicosis

Visiones diferentes sobre la cuestión, sin desmesuras y con rigor científico.

Alex de la Iglesia ve la luz

Después de realizar las delirantes, gamberras y transgresoras ‘El día de la Bestia’ y ‘Airbag’, donde recreara el consumo de estupefacientes con total normalidad, parece que el director ha pasado a abrazar los preceptos del prohibicionismo.

En ‘El día …’, en una escena impagable, el actor encarnado por Santiago Segura daba un tripi (LSD) a su abuelo tras las comidas, asegurando que le sentaban muy bien; y sus protagonistas acababan viendo al mismísimo Satanás tras una invocación regada con ingentes cantidades de ácido. ‘Airbag’, por su parte, se reveló todo un canto al consumo de cocaína, con esa sustancia como eje argumental.

Pero los años no pasan en balde, y el orondo cineasta ha debido considerar poco compatible su mentalidad abierta, con su nuevo puesto como Director de la Academia de Cine, pasando así a firmar la realización del lamentable anuncio de la última campaña de la FAD en el que, con una potente -y carísima- producción, se pretende alertar a los jóvenes sobre los riesgos de sufrir paranoias y blancazos. El anuncio fue presentado en la propia Academia. Todo muy coherente, vaya.

Esto me trae a la memoria aquel vídeo ochentero, en el que los músicos españoles más representativos del momento lanzaban un mensaje contrario a las drogas. Entre ellos, Los Rebeldes, que por entonces triunfaban con su hit ‘Mescalina, mi amor’. O, en el summum del morro incongruente, aquel ‘Partido contra la Droga’ que disputaran, entre otros, los futbolistas Maradona y Luis Alberto.

Alex, compadre, eres un vendido.

¡La vicepresidenta es de los nuestros!

El presidente de la Fundación Vida nos ha abierto los ojos: ni represora, ni prohibicionista … Maria Teresa es ¡Pro-cannabica!

Según afirma Manuel Cruz, “De la Vega argumenta como el colectivo pro cannabis” (sic). Lo que dedujo tras el discurso de la Vice en la apertura del Foro Internacional sobre Salud Sexual y Reproductiva. El caso es que se hablaba sobre el aborto, pero parece que a los fachuzos les gusta últimamente sacar el tema del cannabis; ya sea para apoyar argumentos delirantes, como en este caso, o para hacer chirigotas.

En fin, que no caería esa breva … 🙂

Nadie le escuchará

Los discursos de clausura de los congresos son como la última canción de los bares, y su objetivo suele ser idéntico: facilitar el desalojo ordenado de la sala.

En ocasiones, es una verdadera lástima. Como ya ocurriera en el congreso de la FAD del 2006, al que asistí en Madrid, en este ‘Hablemos de drogas’ que se celebra en Barcelona estos días, le ha correspondido el dudoso honor de clausurar el acto al Dr. Diego García Gillén, Catedrático de Historia de la Medicina y profesor de Bioética de la Complutense de Madrid. Un tipo al que acudir cuando se debate sobre temas como el aborto o la eutanasia, y que nunca deja indiferente. Pocos como él con esa capacidad para mover a la reflexión con argumentos de peso.

Desconozco el contenido de la charla que dará mañana, pero les ruego tengan a bien leerse la que pronunciara entonces en Madrid, sobre la importancia de fomentar la responsabilidad, y la inutilidad de las políticas represivas y punitivas. Si el enfoque de su charla en Barcelona se aproxima a este, habrá merecido la pena la espera.

“(…) La idea de penalizar completamente estas conductas, haciendo de quienes consumen drogas delincuentes, o de patologizarlas, convirtiendo a los consumidores en enfermos mentales, tiene mucho de reacción de sobresalto. En nuestro caso, el sobresalto ha consistido en utilizar la fuerza, la fuerza física o la fuerza de la ley, como método para controlar este tipo de conductas. La reacción de sobrecogimiento sería la contraria, la de inhibirse y pensar que todo es lo mismo y que allá cada uno. Son dos posturas muy frecuentes; quizá, las más frecuentes.

Pues bien, mi tesis, la que yo quiero defender aquí y ahora, es que ninguna de ellas es correcta, y que por eso mismo ninguna va a solucionar el problema. La cuestión no está en prohibir, ni tampoco en permitir. Se trata de algo más difícil pero sin duda más humano: se trata de promover la madurez personal y el sentido de la responsabilidad. Lo he dicho mil veces: frente a prohibición o permisión, criminalización o trivialización, responsabilidad. Lo cual plantea el problema de qué es lo que queremos decir cuando hablamos de responsabilidad y qué significa responsabilidad ante las drogas.

“El problema de las drogas no es primariamente asunto médico o psiquiátrico sino producto de causas sociales y culturales y, sobre todo, de nuestro enorme déficit en la educación de las personas y la promoción de la responsabilidad. El abuso de drogas no es cuestión de degenerados sino de ineducados, es decir, de irresponsables. Y si éste es el diagnóstico, el tratamiento no puede ser otro que la educación de las personas en los valores y la responsabilidad. Hay drogas legales e ilegales. Nunca van a poder prohibirse todas. Es utópico pensar que la vía legal puede resolver de raíz el problema.”

Pero da igual, los presentes estarán pensando en qué línea de metro coger de vuelta, si les darán canapés a la salida o dónde firmar el certificado de asistencia, que les ha permitido tres días de asueto pagado. Nadie le escuchará.

Malas notas para el cannabis

En el congreso ‘Hablemos de drogas’ que se ha iniciado hoy, los antiprohibicionistas y sus corifeos acaban de escenificar el primer sainete.

Resulta que, según el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Miquel Casas, el cannabis es la principal causa del aumento del fracaso escolar en España.

Detrás del fracaso escolar nunca hay una sola causa, y es vergonzante que un miembro de la comunidad científica se atreva a semejantes aseveraciones, profundamente acientíficas y, desde luego, indocumentadas.

Porque, atendiendo a las cifras oficiales, las principales causas del fracaso escolar son, por este orden:

– Trastornos afectivos y emocionales (situación social, rechazo, bulling, desajustes de la adolescencia): 30%

– Trastornos del aprendizaje (dislexia, hipoacusia, diabetes): 29%

– TDHA (Trastorno de déficit de atención con hiperactividad): 10%

– Otras (causas pedagógicas, estilos educativos, superdotaciones, consumo de drogas): 28%

– Retraso mental: 3%

Si ha tratado de alarmar, indudablemente lo ha conseguido. Si por contra realmente le preocupan -y no lo dudo- las causas de fracaso escolar entre nuestros jóvenes, que lea el magnífico ‘La construcción del éxito y el fracaso escolar’ del suizo Perrenoud, o ‘El fracaso escolar en España’ de Alvaro Marchesi. O, directamente, que acuda a los estudios oficiales.

Por cierto, Portugal (junto a Malta) es el único país europeo que nos gana en cifras de fracaso escolar. Y tiene, curiosamente, la tasa de consumo de cannabis más baja de Europa (tras legalizar su consumo).

Hablando de drogas

Los próximos días 3, 4 y 5 de junio, se va a celebrar en Barcelona el congreso ‘Hablemos de drogas’, que la Fundación La Caixa ha organizado junto con el ministerio de Sanidad y Política Social.

En dicho congreso se pretenden desarrollar las conclusiones del último informe de la FAD, en el que se reconocían sin ambages los fracasos de las políticas y campañas anti-droga, y la necesidad de un cambio en las mismas.

Les dejo algunas frases que dos de de los ponentes han pronunciado, previas al congreso, y que abren un nuevo horizonte de debate. Un debate que tenga en cuenta los efectos positivos de las sustancias, para entender su consumo; y los condicionantes de entorno, para entender el consumo problemático. Que contemple, en fin, la correcta gestión de placeres y riesgos en el consumo de sustancias.

Tomadas con toda prudencia, díganme empero si el tono y el fondo de las declaraciones no es radicalmente distinto al empleado hasta ahora. Y, que quieren que les diga, hasta esperanzador:

  • “Debemos superar algunos estereotipos como éste y ser conscientes de que si se siguen tomando es por algo (…) Es decir, reconocer sus posibles aspectos positivos”
  • “Sólo se gana credibilidad ante los adolescentes si se reconocen los aspectos positivos o lo que ellos consideran bueno”
  • “La dependencia de las drogas viene muchas veces determinada por las distintas asociaciones (fiestas, amigos, etc.), no tanto por la cantidad ingerida”
  • “No es lo mismo probar o tomar alguna sustancia de forma esporádica y experimental que ingerirla de forma habitual (…) Los riesgos están matizados por su finalidad y por los contextos en los que se producen”

Oriol Romani, profesor de Antropología de la Universidad Rovira i Virgili

  • “Hay que reconocer que cada sustancia puede tener distintas utilidades, pero también dejarles claro cuáles son los riesgos. Es más complicado, pero ganamos credibilidad con nuestros hijos si nuestra respuesta es gradual y adecuada al riesgo real.”
  • “No podemos montar un pollo porque se ha fumado un porro y, en cambio, ver como algo normal que llegue borracho a casa (…) El cannabis es el paradigma. Los padres se enfadan o preocupan más por su consumo, pero puede que éste haya sido solo pasajero. No lo ven como el alcohol y, sin embargo, éste puede tener más riesgos con el tiempo.”
  • “Puede ocurrir, pero si se mantiene una comunicación generalizada con los hijos, se les explican los aspectos positivos y negativos de las distintas sustancias y se les enseña que forman parte de la realidad y que se pueden tropezar con ellas, es complicado que lleguen a tener problemas.”
  • “Es difícil llegar a tener problemas con las drogas si no se tienen otro tipo de problemas afectivos o sociales.”

Eusebio Megías, director técnico de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción

Una lástima no poder acudir al congreso, estaremos muy pendientes de las conclusiones.

Con todo, los colectivos sociales implicados deberíamos proponer al ministerio que, en próximos encuentros, estemos representados los consumidores y usuarios. En paridad.

¿Seremos capaces de conseguirlo?

La lucha contra las drogas requiere superar algunos estereotipos.
Programa del congreso ‘Hablemos de drogas’.

© 2008 Tema Yerba Garden 1.0 por El Insomne y Hashman