juan_valdez

De chirigota, oigan.

La Federación de Cafeteros de Colombia, responsable de la marca de café ‘Juan Valdéz’, ha denunciado a la grow-shop de L’Hospitalet, ‘La huerta de Juan Valdés’, aduciendo daño a la imagen: «Nuestra misión es defender las marcas y la reputación del Café de Colombia en todos los lugares del mundo, e instar los procesos judiciales a que haya lugar después de agotar todas las posibilidades de cumplir nuestros objetivos por otros medios –explica el portavoz–. Tarde o temprano nuestro departamento de propiedad intelectual localiza casos que atentan contra el bienestar de nuestros productores y contra el buen nombre del café de Colombia en el mundo» (Vamos, que le han dado al Google y se han encontrado con la tienda catalana). La causa: compartir el nombre.

Los abogados de la firma pretenden ni más ni menos que la tienda cambie de denominación (!), a pesar de no resultar homónima (Valdéz por Valdés). Detrás de todo parecen estar -además de un celo que raya la estupidez- los planes de expansión de la conocida marca de café en la Ciudad Condal.

Para acompañar la chirigota, permítanme recordar los efectos adversos de la que es una de las drogas más consumidas del mundo: a pesar de ser prácticamente atóxica en dosis bajas, la cafeína tiene fijada en 10 gramos su dosis LETAL en humanos. La sobredosificación (en torno a 200-500 mg -un café: 100 mg-) provoca estados de ansiedad, irritabilidad, temblores, nerviosismo, hipertermia, jaqueca, depresión respiratoria, arritmias (extrasístoles y contracciones musculares involuntarias) e hipotensión aguda debida a la vasodilatación. Su mero consumo continuado puede provocar úlceras pépticas y alteraciones gástricas. Genera tolerancia y el cese violento del consumo provoca síndrome de abstinencia.

Esta entrada se colgó el miércoles, octubre 14th, 2009 at 13:32 y está archivada en Humor, Noticias. Suscríbete a los comentarios RSS 2.0 feed. Comentarios y pings están cerrados.