El colectivo Rosas Verdes está compuesto por afiliados, simpatizantes y colaboradores del PSOE. Desde nuestra condición de socialistas, reivindicamos una política diferente sobre la cuestión del cannabis, no represiva, y que contemple la regulación de su uso y consumo. Una visión socialista sobre lo que no es un problema sanitario, ni de orden público, sino político. Quiere ser este un espacio de información, que incite a la reflexión y al debate no solo dentro de la sociedad sino también, y sobre todo, dentro del Partido Socialista.

Subscribe to Rosas Verdes

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.


  • Miguel: Pablo estamos con las victimas, pero no con Esperanza, Pilar...
  • Maripuchi: Impactante foto, Pablo....
  • luis miguel perez: Vaya con los sociolistos encima de fumetas intransigentes! Q...
  • Rosas Verdes: Ales, el que ha escrito esto te reitera que le parece una bu...
  • ddaa: No se trata de abrir una discusión entre la política del PSO...
  • Ales: A ver chicos no me seáis talibanes mediáticos que esto parec...
  • ddaa: Un punto por el reconocimiento de su consumo, pero cero pata...

Gracias a DDAA, por los links

Quod erat demonstrandum

roto drogas2

Miren ustedes, al final vamos a tener razón: el autocultivo le hace daño al narcotráfico, y NO a la salud pública.

EEUU, el mayor consumidor de drogas del mundo, acaba de avanzar cambios legislativos tendentes a suavizar la presión sobre cultivadores y consumidores de marihuana. ¿Y quién se ve afectado por esta medida? Pues quienes se lucran con su venta: los narcotraficantes.

La ecuación, por simple, es palmaria: a mayor autocultivo, menor beneficio para el mercado negro. Les han hecho falta, eso sí, casi cien años para darse cuenta.

Crece el cultivo de marihuana en los EEUU y pierden poder los cárteles mexicanos

Los recientes cambios en las leyes estatales de los Estados Unidos sobre uso y cultivo de marihuana representaron un golpe contra los cárteles de drogas mexicanos. Mientras las organizaciones delictivas deben enfrentar una batalla para sostener su financiamiento, las plantaciones de cannabis crecen hace décadas en el país de Obama.

Las medidas podrían afectar seriamente a los cárteles de droga mexicanos que subsisten gracias al tráfico con los Estados Unidos. Esta resolución logró debilitarlos mucho más que lo que lo hicieron antiguas leyes contra el narcotráfico que promovían la persecución y el arresto.

Los cultivadores de marihuana en el territorio norteamericano obtuvieron, con esta nueva ley que autoriza el cultivo y el uso con fin medicinal, una ventaja competitiva que desafía el tradicional dominio de los distribuidores mexicanos, “los que alguna vez establecieron un standard de calidad gracias a marcas como Oro Acapulco”, sostiene un artículo de The Washington Post.

Históricamente, el cannabis que ingresaba a los Estados Unidos provenía de México o Colombia. Sin embargo, actualmente el 50% es elaborado domésticamente por pequeños productores que arman jardines de invierno para una marihuana “más potente, y cara, producto que los consumidores demandan”.

Se cree este cambio en la economía de mercado y el endurecimiento de la ley harán pagar caro a las organizaciones criminales de México, país que sufrió los estragos de la violencia y la corrupción alimentadas por el narcotráfico.

“Mientras que el tráfico de cocaína, heroína y metanfetaminas es el foco principal del endurecimiento de la ley en los Estados Unidos, la marihuana fue siempre la que proveyó de mayores ingresos a los cárteles mexicanos”, sostiene The Washington Post. Por este motivo, se piensa que para mantener su nivel de competitividad están cambiando el modelo de negocio y pasaron a cultivar cannabis en tierras públicas de los Estados Unidos.

Según datos publicados en el diario capitalino, más del 10% de la población reportó haber fumado marihuana al menos una vez en el último año.

Trece estados norteamericanos, liderados por California, permiten ciertos tipos de uso para la marihuana y, de hecho, en muchas ciudades representa una de las últimas prioridades de la Policía.

infobae.com

EEUU: cambios esperanzadores

doobius

La noticia es ciertamente importante, en tanto que viene a resolver una de las injusticias más flagrantes del fragmentado sistema administrativo norteamericano: la posibilidad de encarcelar, mediante leyes federales, a los enfermos que usan cannabis medicinal con el permiso de su estado.

En cuanto a la rebaja ‘drástica’ en las sanciones al consumidor, esta solo puede recibirse con inmenso alivio en un país donde, por fumar un porro, puedes acabar varios años en la cárcel.

Se reconoce así, una vez más, el fracaso de las políticas represivas.

EE.UU: Presentada a la Cámara de Representantes nuevas normativas sobre cannabis para consumo terapéutico

Barney Frank, miembro de la Cámara de Representantes, ha  introducido dos leyes sobre el cannabis a la Asamblea. La primera consistiría en cambiar la ley federal para permitir que los Estados  puedan experimentar con el cannabis terapéutico sin sufrir injerencias por parte del gobierno federal. Y la segunda reduciría drásticamente las sanciones por “posesión personal” de cannabis.

La ley sobre cannabis medicinal tiene por objeto resolver un problema en la clasificación del cannabis. La ley federal siempre gana a las leyes estatales, y la primera dice que el cannabis es ilegal incluso para uso médico. La ley federal también afirma que el cannabis no tiene ningún valor terapéutico y, por tanto, incluso los médicos que lo prescriben están en riesgo de tener problemas legales con el gobierno federal por hacerlo. La primera de las medidas de Frank se titula “La Ley de Protección del Paciente de Marihuana” y “evita que las autoridades federales persigan a las farmacias, a los productores y a los consumidores de marihuana medicinal en los estados en los que el consumo por motivos médicos de dicha planta sea legal”.

Más información en:

– http://www.house.gov/frank/pressreleases/2009/06-19-09- marijuana-bills.html
– http://www.huffingtonpost.com/chris-weigant/barney-frank- introduces-m_b_219263.html

(Fuentes: Comunicado de prensa de Barney Frank del 19 de junio de 2009, Huffington Post del 22 de junio de 2009)

MedellinStyle.com

Juzgan a un amigo

Manifestación SECA 5 mayo 2007

El jueves 26 de noviembre, a las 10’30 h., se iniciará la vista oral contra Alfonso de la Figuera, presidente de la Sociedad de Estudios del Cáñamo de Aragón (S.E.C.A.), acusado de tráfico de sustancias que no causan grave daño a la salud. La petición fiscal es de 3 años y medio de cárcel y 17.000 euros de multa para el acusado, más el cierre del local de la S.E.C.A. durante tres años y una multa subsidiaria para la asociación de 9.000 euros y el pago de las costas judiciales. La defensa pide la nulidad de las actuaciones y la libre absolución del acusado.

La acusación se basa en la afirmación de que el local de la S.E.C.A. es un local abierto al público y que cualquier ciudadano puede entrar a abastecerse de cannabis. La defensa afirma que el local de la asociación es de acceso restringido y sólo se distribuye cannabis en dosis limitadas entre socios, con especial atención a los enfermos para cuyas dolencias puede resultar útil el uso de cannabis, según los estudios difundidos por la Asociación Internacional del Cannabis como Medicamento (IACM) y los libros acerca de medicina del cannabis publicados hasta la fecha en nuestro país (como Cannabis y cannabinoides. Farmacología, toxicología y potencial terapéutico, de los Dres. Franjo Grottenheimen, Ethan Russo y Ricardo Navarrete Varo, Manual médico de la marihuana, de Ed Rosenthal y los doctores Dale Gieringer y Todd Mikuriya, o Marihuana: conocimiento científico actual, de Leslie Iversen, profesor de farmacología de la Universidad de Harvard y director de un estudio sobre el cannabis para la Cámara de los Lores británica ).

Es la primera ocasión en que se presenta ante los tribunales una causa de este tipo, juzgando una actividad realizada basándose en el estudio realizado por el Instituto de Criminología Andaluz, con sede en la Facultad de Derecho de Málaga, a instancias de la Junta de Andalucía presidida entonces por Manuel Chaves. En dicho estudio se analizaba la posibilidad legal de distribución de cannabis en el estado español, conforme a la legislación y la jurisprudencia sobre consumo compartido del Tribunal Supremo. Los profesores Juan Muñoz y Susana Soto (q.e.p.d.), dirigidos por el catedrático de Derecho Penal José Luis Díez-Ripollés, llegaron a la conclusión de que la distribución entre pacientes necesitados a través de la red asistencial pública sólo era una cuestión de decisión política, y que la distribución por parte de un encargado en un local privado de una asociación de consumidores, en dosis de consumo inmediato, no sería constitutiva de delito.

Otras asociaciones cannabicas han llevado a cabo cultivos para la distribución entre sus socios, por lo que han sido encausadas y absueltas, llegándose incluso a la devolución de la sustancia incautada (como Pannagh y Ganjazz, en el País Vasco, MACA, en Barcelona, ARSEC-SE, en Sevilla…). Pero es la primera vez que se incauta un material adquirido en el mercado negro. La cuestión es que, según la legislación vigente, la compra no es un delito, aunque sí la venta en general. Pero en este caso, según afirma la defensa, no se da la tipicidad necesaria para ser delito, por tratarse de un consumo compartido entre personas allegadas (socios) y ya previamente consumidoras, además de que errores de instrucción deberían motivar el archivo directo del caso.

El local de la SECA fue alquilado en julio de 2005, después de que una iniciativa de Chunta Aragonesista para la distribución de marihuana en los centros sanitarios públicos aragoneses a enfermos para los que su uso pudiera resultar útil, basada en una propuesta de la asociación en cuestión, fuera derrotada en las Cortes Aragonesas con la oposición de todos los otros grupos, incluido Izquierda Unida, para esperar al resultado del programa piloto que ya existía en Cataluña y que debía concluir en el plazo de 6 meses y que, según afirmaron los representantes socialistas, posteriormente extendería el uso del cannabis al resto de la red sanitaria nacional. Han pasado más de tres años de ello, y los enfermos necesitados de cannabis del resto del Estado siguen viéndose obligados a recurrir a las asociaciones cannábicas para poder aliviar sus dolencias.

Alfonso de la Figuera
Presidente de la SECA
http://yocannabis.org/
http://secaragon.blogspot.com/
htttp://www.cannabiscafe.net/foros/forumdisplay.php?f=86

¡Mucha suerte, Alfonso!

Entrevista a Escohotado en Ibiza

escohota

Cuelgo la entrevista que realizaron al maestro Antonio Escohotado en Ibiza, con motivo de la celebración de las jornadas de la Djamba Cup en la isla este pasado fin de semana.

Muestra una envidiable lucidez; prueba de cómo la vejez no tiene por qué volvernos necesariamente gilipollas.

—¿Qué busca y qué encuentra el ser humano en la droga?

­—Hay personas que a lo mejor están estudiando o trabajando y se quieren evadir y lo hacen a través de los psicofármacos en una discoteca. Pero la evasión más profunda es la amnesia, un empezar de cero. Las otras evasiones son como salir y entrar en la cárcel. Sí, sales el fin de semana, pero volverá el lunes y con él el trabajo y las responsabilidades.

—Vivió los años 70 en Ibiza; entonces no era tan conocido ¿Dejó Escohotado algún legado para no olvidar en aquella época?

—Pues lo cierto es que sí. Se me ocurrió hacer un lugar de música en vivo donde los melenudos del 76 pudieran pasarlo bien. Al principio había pensado en llamarle ´El taller del olvido´ porque en aquella época yo tenía la idea de que ir a una discoteca significaba ir a borrar, a vivir experiencias nuevas y olvidar. Luego me di cuenta de que existía una palabra que además de englobar todo se dice igual en latín que en griego, en inglés y en castellano. Así, finalmente, lo llamé Amnesia y al año lo vendí y con el mismo nombre se convirtió en la discoteca más famosa del mundo.

—Hay mucha gente muy joven entre los consumidores de cannabis y otras sustancias psicoactivas ¿A qué cree usted que se debe este incremento en el consumo de estupefacientes?

—Sí, los jóvenes de hoy son tremendos, además ya empiezan a cultivar ellos mismos y cuando no cultivan lo roban. De hecho son las verdaderas bandas que están devastando a los pobres cultivadores de cannabis.
Estamos viviendo una época mucho más sedentaria y sobreabundante que antaño y esto se refleja en nuestros jóvenes. Sin embargo, continuamos bajo la misma presión del tiempo. Hay quien nunca tiene tiempo suficiente para terminar un proyecto, una obra de arte o cualquier otra cosa y hay quien se aburre como una ostra del alba a la noche. Estos últimos son los que siempre están mirando el reloj para ver cuándo se acaba su jornada laboral. éstos son carne de cañón para la discoteca actual.

—¿Cree que la sociedad hace que estos jóvenes tengan problemas innecesarios y que utilicen las drogas como válvula de escape?

—Si por sociedad se refiere al Estado, es decir, ese ente impersonal que más o menos limita los egoísmos de cada individuo, entonces creo que no le corresponde al Estado entretener al personal. Lo que les ocurre a estos jóvenes, como decía Aristóteles, es que como no saben hacer nada bien se aburren continuamente.
La tragedia del niño desde los dos años, que es cuando empieza a tener coordinación, hasta que tiene 22, es que va adquiriendo cada vez más aptitud muscular pero no por ello más ´coco´. ´Coco´ significa: «amo esta cosa en suficiente medida como para hacerme maestro en ella». Esto es un don que muy poca gente tiene. Los que lo tienen normalmente son seguidos incondicionalmente por todos los demás, que están perdidos en el aburrimiento.

—Un gran número de consumidores y cultivadores lucha por la legalización del cannabis en nuestra sociedad. ¿Ocurrirá algún día?

—Creo que ha ocurrido ya. La guerra está terminada hace tiempo. Es tanta la fuerza del inconsciente, de lo anónimo, de lo gradual, que estas cosas pasan a medio largo plazo y suceden sin que nos demos cuenta. Se hizo un experimento que consistió en sacar de la farmacia, donde se suministraban, todas las drogas. El problema fue que de ahí fueron a la calle, no desaparecieron. Entonces, multiplicamos por muchos los puntos de venta, ya que si antes había uno en cada farmacia pues ahora resulta que hay uno en cada esquina.
Antes, las personas que tomaban drogas eran viejecitos, médicos, personal sanitario… los que sabían de estas cosas y tenían acceso a ellas. Ahora, se ha extendido a todos los estatus sociales y además muy adulteradas.

—¿Por qué fracasó el experimento, como usted lo llama, de dejar de vender ciertas drogas en las farmacias?

—El experimento no fue normalizar sino prohibir y lo que ha salido de prohibir ha sido un aumento muy fuerte de las drogas en todas las capas sociales pero no se ha conseguido concienciar a la sociedad de una vida sin droga. Es casi tan difícil convencer a una sociedad de que es mejor una vida sin droga como convencer a una sociedad de que es mejor una vida sin orgasmos. Tomamos drogas sin parar, desde las que llaman medicinas a las que vienen con el día a día como el tabaco, un vino en la comida… Una vida sin drogas se parece más al faquir hindú, a los renunciantes místicos, a los ermitaños, a los solitarios… A San Antonio y sus tentaciones…

—¿Cuál cree que fue la razón que llevó a prohibir las drogas y sacarlas de la farmacia si hasta entonces habían sido legales?

—Se estaban descubriendo a toda velocidad nuevas drogas y el arsenal de nuevos productos psicoactivos dio miedo. Creo que esta fue la verdadera razón de la prohibición. Siempre se ha querido prohibirlas igual que siempre se ha perseguido a las brujas, el sexo y el libre pensamiento… La decisión de prohibirlas fue el gran salto de la química de síntesis de final del siglo XIX, que surgió un rápido descubrimiento de cosas que no se conocían como los alcaloides.

—Está demostrado que la marihuana tiene grandes propiedades medicinales ¿Por qué cree usted que no se ha legalizado para fines terapéuticos?

—El prejuicio es siempre mucho más fuerte que el juicio para desgracia de los seres humanos. Lo que distingue al uno del otro es que el prejuicio no está informado, no está trabajado, no te has puesto a pensar en el asunto, simplemente has cogido un cliché una etiqueta y la has hecho tuya. Esto es lo que viene frenando el asunto de la marihuana hace muchísimo tiempo. Hasta el final es muy difícil conseguir hacer ver a las personas que las drogas no tienen culpa de nada, que si alguien tiene la culpa son los usuarios de las mismas porque las drogas son espíritus neutros.

—Defiende el uso de las drogas para fines cognitivos y terapéuticos. ¿Cómo afecta el hecho de que sólo puedan adquirirse en el mercado negro?

—El mercado negro tiene sobre todo una falta de transparencia en la composición que impide el arte de tomar drogas, que es el arte de dosificar. Ya decían los antiguos sola dosis facit venenum, ´solo la dosis hace algún veneno´, pero como no sabemos la composición pues tendemos a infra-dosificarnos, pero a veces nos sobre-dosificamos.

—La heroína es una de las drogas con peor nombre en nuestro país. ¿Qué opinión le merece?

—Es un fármaco muy interesante, tiene muy mala prensa porque se convirtió en la droga de seres draculinos profundamente antisociales que se odiaban así mismos y odiaban a la sociedad. Y esto se le echó a la heroína. Cuando se inventó la heroína a finales del XIX y hasta el año 30 fue la droga de gente distinguida, el signo de los médicos y el gran sustituto de las personas que antes tomaban morfina u opio. No me extrañaría que con el paso del tiempo vuelva la heroína en círculos muy selectos. Se puede observar en Europa y en EEUU actualmente.

—¿No es cierto que es una droga muy adictiva y destructiva?

—No engancha más que las pastillas para dormir o el café. La droga que más rápido engancha es el café. Bastan cinco días de tomar cinco expresso para que al quinto día si te dan un placebo no te funcione y tengas temblores, dolores de cabeza, irritabilidad, falta de concentración… y eso que cinco cafés tampoco es tanto ¿no?

—¿Cuál considera que es la droga que mejor se ha introducido y adaptado a nuestra sociedad?

—El cáñamo, porque es muy bueno para la gente mayor y para la gente muy enferma. A la gente joven, sobre todo a las mujeres, muchas veces les da mal rollo. Ese mal rollo quiere decir que le hurga en el inconsciente, es decir, que no le deja su buena conciencia. Que les interroga y les hace pensar «no estoy en el buen camino», «es más tarde de lo que pensaba», «¿estoy en el sitio correcto?». Creo tiene esa capacidad de Pepito Grillo, que le viene bien a la gente joven.

—¿Por qué comienza a realizar sus estudios en profundidad sobre drogas?

—Porque me tocaron mucho las narices la policía y los mafiosos aquí en Ibiza, precisamente. No había
conocimiento, y yo pensé que estaba iniciándose en el mundo un movimiento. Que los economistas, los historiadores, los sociólogos, los politólogos estaban empezando a estudiar ese nuevo gran fenómeno que son las drogas y su influencia social. Pero me equivocaba, el único que escribió un libro de 1.500 páginas sobre el tema fui yo y ahora habré publicado ya 22 títulos diferentes y llevo ya unos cuantos años trabajando en ´Los enemigos del comercio´ que es la obra de mi vida.

—¿No le da rabia que a pesar de haber realizado muchos otros estudios siempre se le relacione con el mundo de los psicofármacos?

—El trabajo de ´no drogas´ está poco valorado y el de drogas, demasiado. Me he convertido en una especie de gurú involuntario para las juventudes españolas. No crea que me gusta mucho ir de gurú en la vida. Hay ciertos verbos como ´creer´ y ´salvar´ que me ponen de los nervios, no me gustan.

Fuente: Diario de Ibiza

Para ser chorizo, hay que valer

badleutienant

Ya que delinques, hombre, hazlo bien.

Naturaleza caprichosa

Paseando con mi chica y el enano por el campo, nos encontramos hace unos días esta curiosa formación vegetal. Les aseguro que es tal cual aparece en la fotografía.

Ni queriendo, vaya  🙂

naturaleza curiosa

¿Qué pesa más: un kilo de paja o un kilo de plomo?

habichuela magica

Ni el uno, ni el otro: un kilo de marihuana.

Cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo en marihuanas mutantes, plantas descomunales y gigantescos cultivos , la Guardia Civil de Bollullos de la Mitación (Sevilla) nos sorprende dando la vuelta al sistema métrico decimal, redefiniendo la unidad básica de peso.

Porque ya me dirán ustedes cómo si no han conseguido incautar (y, por supuesto, detener a su cultivador) una planta de marihuana de, agárrense, 35 KILOS DE PESO (!!!)

Lo que yo no entiendo es cómo no se les cae la cara de la vergüenza.

Otra excusa que se diluye

kilguoski

Una de las razones que los gobiernos prohibicionistas y sus palmeros suelen esgrimir para no mover un dedo en política sobre drogas, y con la que tienden a zanjar debates, es el manido argumento de que ‘EEUU no nos dejaría hacerlo’.

Pues bien, sin descartar del todo el debate sobre legalización (“no es por ahora un interés de discusión”, declaró) el nuevo zar anti-droga de EEUU, Gil Kerlikoswke, ha sido palmario respecto a la actitud de EEUU frente a las políticas despenalizadoras que están adoptando países como Argentina, México o Portugal:

“Sí, tenemos un interés en abordar el problema de una forma más equilibrada, más balanceada. Aquellos países que han aprobado diferentes leyes sobre las drogas, tienen el derecho como nación o como país para hacerlo (…)”

Luego tenemos derecho.

Ahora solo falta tener ganas.

Las cifras de la vergüenza

dea numerito

Del informe National Drug Threat Assessment 2009, del Departamento de Justicia de EEUU. Algunos datos a vuelapluma, que deberían hacer meditar a la primera potencia del mundo -también en consumo de drogas- sobre la eficacia de su -a todas luces ineficaz- ‘Guerra contra las drogas’:

– 35 millones de personas consumieron drogas en EEUU durante el año 2007.

– En 2009, se destinaron 14.000 millones de dólares para luchar contra el narcotráfico.

– En septiembre de 2008, 100.000 personas (el 52% de la población carcelaria) se encontraban en alguna prisión federal por delitos relacionados con la tenencia o el tráfico de drogas.

– En 2007, se produjeron 1,8 millones de arrestos.

– Los cárteles de México y Colombia se embolsan entre 18.000 y 39.000 millones de dólares al año con la venta de las sustancias.

La foto de marras me niego a reproducirla, le dejo el trabajo sucio al moralista corpiñeiro de ‘El Mundo’ y al resto de la caverna peperasta.

Casco una mía, con 17 años, en los camerinos del Rockola allá por los primeros 80. Probablemente, la más decente que tengo 🙂

yosoygotico

© 2008 Tema Yerba Garden 1.0 por El Insomne y Hashman