Andar fijándose en exceso en los movimientos (o en la ausencia de ellos) del Partido Socialista, hace que con frecuencia olvidemos que el Partido Popular también tiene sus ideas en materia de drogas. Y no por provenir desde una postura clara, son menos preocupantes.

Como ejemplo, la reciente propuesta del popular Jesús Ramón Aguirre, en la última reunión de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, en la que pedía al Gobierno que ‘ataje’ (sic) la ‘frivolización’ (sic, de nuevo) con la que, según el senador, los medios de comunicación tratan el problema de las drogas.

Es decir, no ya que se aconseje sobre los contenidos -que tiene tela- o se impulse la autorregulación y las buenas prácticas -como de hecho se pretende-, sino que se juzgue algo tan subjetivo como la teórica ‘frivolidad’. Y, lo que es peor, que se actúe contra los medios.

Porque, aunque se muestran de acuerdo en la búsqueda del necesario consenso sobre buenas prácticas, en tanto este no llegue, demandan censura. O, según las eufemísticas palabras de Aguirre:”el Gobierno debe estar alerta y actuar en consecuencia”.

El Ministerio de Sanidad no ha dudado en rechazar la propuesta. Como explicaba el secretario general, José Martínez Olmos: “la frivolización es una percepción que se puede tener desde la perspectiva científica o social, pero puede haber quien piense lo contrario” y el Gobierno está legitimado únicamente “a difundir información sobre evidencia científica”.

Esta entrada se colgó el martes, marzo 24th, 2009 at 11:52 y está archivada en Periodismo, PP, Prohibicionistas. Suscríbete a los comentarios RSS 2.0 feed. Comentarios y pings están cerrados.