zp ordena

Obama lo ha hecho.

En su día inició el proceso, y ha tardado menos de dos semanas en culminarlo: el uso medicinal de la marihuana ya no es delito federal. El Gobierno estadounidense da así la vuelta a la política del anterior gobierno Bush, y no perseguirá el consumo de marihuana para uso médico en los estados en los que está permitido (Alaska, California, Colorado, Hawai, Maine, Maryland, Michigan, Montana, Nevada, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington). Obama anunció en su programa que respetaría las leyes estatales en este sentido, y lo ha cumplido.

Según un memorándum que ha enviado el fiscal general, Eric Holder, no se podrá detener ni multar a los usuarios de marihuana que tengan permisos estatales para su tenencia y consumo; se acabarán las redadas en los clubes y la presión a los dispensarios y médicos. Holder dice que el Departamento de Justicia está comprometido con el “uso eficiente y racional” de este recurso y que procesar a los pacientes y a los distribuidores que “cumplen de forma clara e inequívoca” las leyes estatales no se correspondería con esa postura.

El documento ha sido enviado a los fiscales de los 14 estados, así como a altos funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

Aquí en España, la preocupación del Estado por el uso medicinal apenas se refleja en una recomendación de su estudio por parte del Ministerio de Sanidad, y una más que tibia aplicación por parte de solo tres autonomías: las más recientes -y aún por arrancar- propuestas de Euskadi y Andalucía, y la eterna -siete años lleva sin salir de seis farmacias hospitalarias- experiencia de Cataluña. Y, en todos los casos, solo se contempla el uso del compuesto comercial ‘Sativex’; no de la planta, como sí ocurre en EEUU.

¿Y los enfermos aquí, qué pueden hacer? Pues acudir al traficante de turno, o a asociaciones para conseguir su medicina; asociaciones que luego son procesadas y juzgadas por ayudarles. En EEUU existen, solo en California, más de 200 dispensarios de marihuana medicinal abiertos al público, donde los pacientes pueden abastecerse. Aquí la cesión está equiparada al tráfico: el que da yerba a  un enfermo, es un traficante.

Presidente Zapatero, te lo ruego: haz que no se persiga a las asociaciones de consumidores, haz que exista una regulación clara y valiente del uso compasivo de la planta, que ni un solo enfermo más tenga que acudir al mercado negro para mitigar su sufrimiento …

Y ordénaselo a los fiscales.

Esta entrada se colgó el miércoles, octubre 21st, 2009 at 11:45 y está archivada en Internacional, Legalidad, Medicina. Suscríbete a los comentarios RSS 2.0 feed. Comentarios y pings están cerrados.